sábado 04 de febrero de 2023 - Edición Nº1522

Generales | 14 ene 2023

Histórico

Emocionado testimonio del piloto riograndense que voló a Malvinas

El piloto del Lear Jet sanitario que evacuó a una turista de cruceros en Malvinas, relató a ((La 97)) Radio Fueguina los pormenores del histórico vuelo, y de los 45 minutos que estuvo pisando suelo isleño. Cabe destacar que Argentina realizó dos vuelos humanitarios entre Malvinas y el territorio continental la pasada semana.


TAGS: MALVINAS

Por: Ramón Taborda Strusiat

 

Río Grande.- Mauro Gerk es piloto comercial riograndense de la empresa fueguina “2000 Aerosistema”. A bordo de un Lear Jet 35 de la compañía que dirige su padre, concretó la operación aérea más particular de los últimos 40 años: decoló del aeropuerto de Río Grande, aterrizó en la base militar Monte Agradable en las islas Malvinas, subió una paciente con indicación de derivación, y despegó a los 45 minutos para volar hacia el aeropuerto de la ciudad de Ushuaia, la capital de Tierra del Fuego.

La empresa, el dueño, los pilotos, los empleados, son todos orgullosamente de Tierra del Fuego. Hacer viajes sanitarios en operativos de ablación de órganos por pedido del INCUCAI es una tarea habitual, así como vuelos privados para personajes famosos, por ejemplo, Los Palmeras o equipos de fútbol de primera.

El vuelo nocturno, breve y sin novedades de la madrugada del martes hacia las islas Malvinas, jamás lo olvidarán.

“Tanto yo como el copiloto estamos muy contentos por el honor de despegar de Río Grande, de donde somos oriundos”, dijo en ((La 97)) Radio Fueguina un aún conmovido Mauro Gerk.

Una mezcla de sensaciones embargó durante todo el operativo a piloto, copiloto, médico y enfermero designados para protagonizar un vuelo que, claro está, será histórico: “poder viajar a las Malvinas, desde el punto de vista histórico sentimos que son nuestras, es un honor haber pisado el suelo argentino de Malvinas”.

En su fuero íntimo, Gerk reconoce que “siempre nos sentimos que estuvimos en Argentina”, sobre todo por el momento de la tramitación aeroportuaria, aduana y migraciones en Río Grande, donde “tomaron en cuenta que ese suelo era Argentina”.

El llamado que dio inicio a la operación lo recibieron en el sector comercial de 2000 Aerosistema, que se encarga de gestión de vuelos y evacuaciones. Luego fue el turno del área de operaciones, propiamente, y después el grupo médico se contactó con el hospital de destino donde debían buscar al paciente.

Después de varias gestiones con Cancillería, ANAC y los entes que regulan el ingreso a Malvinas, llegó la hora de volar.

Los aproximadamente 800 km se cubrieron en una hora de vuelo con un clima “bastante marginal, cubierto, con bastante niebla y un poco de llovizna” relató Mauro. Aunque “nos hubiese gustado ir de día para poder apreciar un poco más la isla”.

El Lear Jet permaneció en tierra malvinense entre 45 minutos y una hora, según calculó el piloto. La tripulación bajó a tierra firme y se cumplieron todos los pasos previstos en los protocolos para una operatoria de emergencia.

“Nos encontramos con un aeropuerto que nos esperaba de manera muy amigable. Nos trataron de manera muy profesional, nos dieron una mano en todo lo que podían ayudar” describió Mauro Gerk el trato que percibió de parte del personal británico que los recibió en la base militar.

La operación se realizó sin alteraciones y de forma muy rápida. Gerk se encargó de acentuar haberse sentido “muy a gusto con la gente que nos recibió, porque nos trataron siempre con respeto y de manera muy profesional” aclaró, contrariamente a lo que algunos podrían suponer.

La comunicación la realizaron en todo momento en correcto inglés; “solo en la ambulancia había una persona que era de Punta Arenas, Chile” recordó las únicas palabras en español que escucharon en su breve estancia en el archipiélago.

El único detalle incómodo que la tripulación argentina afrontó, fue una especie de continua vigilancia de parte de una persona que los grabó en video en cada paso que daban: “supongo que debe ser un protocolo de ellos, por algunos conflictos con nosotros. Además, es un aeropuerto militar” aventuró al respecto.

Tres cuartos de hora después de aterrizar en Malvinas, la tripulación, ya con la paciente a bordo, emprendió el regreso a Ushuaia, donde las condiciones meteorológicas eran mucho mejores.

“Pisé las Malvinas y no las pude ver” se lamentó Mauro. Ni siquiera la iluminación de los sectores poblados, ya que el aeropuerto de la base militar se encuentra a una hora por tierra de Puerto Argentino.

Aunque eso no le restó emoción y orgullo de conducir una operación inédita y tan particular: “por lo menos estuve ahí, tengo el honor de contarlo”. Hacía 40 años, el último avión desde Tierra del Fuego a Malvinas voló en el contexto de la guerra de 1982.

“La experiencia fue buena, pudimos realizar todas las gestiones con nuestro equipo, tanto en la parte comercial como de operaciones, tratando de hacer todo lo más rápido posible junto al Gobierno de Tierra del Fuego y Cancillería. Me siento muy contento de haber hecho esta misión” reconoció finalmente Mauro Gerk, un reflejo de sensaciones “que no vivís todos los días”.

 

Argentina realizó dos vuelos humanitarios entre Malvinas y el territorio continental

 

"Hoy se concretó la evacuación de una paciente argentina debido a la necesidad de una atención de complejidad", informó Cancillería.

La Cancillería informó el pasado jueves que durante esta semana se produjeron dos evacuaciones por "razones humanitarias" desde las islas Malvinas, donde Gran Bretaña tiene instalado un gobierno ilegítimo, hacia el territorio continental argentino. Así lo consigna un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, que precisa que las evacuaciones fueron "coordinadas por el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Guillermo Carmona, que implicaron la autorización de vuelos chárter por parte del Gobierno nacional".

"De esta manera, en la madrugada de hoy se concretó la evacuación de una paciente argentina debido a la necesidad de una atención de complejidad informada por el hospital en el que había sido internada de urgencia", apunta el comunicado oficial.

En paralelo, se indica que "ante la solicitud de asistencia oficial de parte de la familia se dispuso, por sugerencia del Ministerio de Salud de la Nación, la coordinación con el gobierno de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur para la contratación de un vuelo sanitario y la atención de la paciente en Ushuaia".

Asimismo, se consigna que la embajada argentina en Londres y la embajada del Reino Unido en Buenos Aires "facilitaron la coordinación para la realización de este operativo humanitario".

La Cancillería argentina, a cargo de Santiago Cafiero, agradeció "especialmente" al gobernador de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, Gustavo Melella, por su "total predisposición para concretar la rápida contratación del vuelo humanitario y disponer las medidas de atención en la ciudad de Ushuaia".

La mujer, oriunda de la provincia de Neuquén y de 75 años, llegó al archipiélago usurpado por Gran Bretaña en un crucero turístico que había hecho escala en la ciudad de Ushuaia durante el último fin de semana.

En las islas Malvinas sufrió una descompensación que demandó su internación en el hospital Rey Eduardo VII (King Edward VII Memorial Hospital por su nombre en inglés) de Puerto Argentino, aunque unas horas después se determinó la necesidad de que fuera trasladada a un centro médico de mayor complejidad, detallaron voceros del gobierno fueguino.

“A partir de ese momento, que fue el martes 10, se activaron todos los protocolos para realizar su evacuación al continente. Intervino la Cancillería, el Ministerio de Salud provincial y la obra social estatal de Tierra del Fuego (Osef)”, explicó la ministra de Salud fueguina, Judith Di Giglio, en declaraciones difundidas por el área de prensa del gobierno local.

La obra social contrató un vuelo sanitario de la empresa Dos Mil Aerosistemas SA, que viajó desde Buenos Aires a la ciudad de Río Grande y luego a Malvinas. El avión, un Lear Jet 35, regresó desde las islas al aeropuerto Internacional de Ushuaia “Malvinas Argentinas” a las 3.40 de hoy.

La paciente fue internada en la Clínica San Jorge de la capital fueguina donde un equipo médico la estaba esperando y logró “compensarla con indicación de continuar en internación”, precisaron fuentes del sanatorio. También mencionaron que la misma paciente había sido atendida en el Hospital Regional Ushuaia durante su paso por Ushuaia en el crucero.

Para la evacuación sanitaria se puso en vigencia un convenio de reciprocidad y colaboración entre la obra social fueguina y el Instituto de Seguridad Social de Neuquén.

“Nos pusimos en contacto con la obra social de la paciente a fin de coordinar las gestiones administrativas, teniendo en cuenta que todos los gastos que conlleva el operativo son afrontados por el organismo fueguino y luego devueltos por el neuquino”, explicó la presidenta de la obra social de Tierra del Fuego, Mariana Hruby.

Según dijo el secretario de Malvinas del gobierno provincial, Andrés Dachary, “la coordinación con la Cancillería fue un elemento fundamental para implementar una evacuación en tiempo récord”.

Por otra parte, la información difundida por el palacio San Martín señala que el 9 de enero las autoridades argentinas "autorizaron la evacuación sanitaria de un ciudadano estadounidense desde las Islas Malvinas hacia la ciudad autónoma de Buenos Aires".

"En este caso se aplicó el procedimiento habitual de autorización de vuelo por parte de una empresa privada", concluye el comunicado de la Cancillería.

En 1833 el Reino Unido usurpó las islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur y, pese al pedido de las Naciones Unidas, no se sienta a dialogar con Argentina sobre la "disputa de soberanía".

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias