lunes 20 de mayo de 2024 - Edición Nº1993

Generales | 14 may 2024

Auroras australes

“Es probable que tengamos tormentas solares mayores”

Así lo advirtió la especialista en Índices Ionosféricos Anabella Urruti, del Laboratorio MAGGIA de la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de la Universidad Nacional de La Plata. “Estamos entrando en lo que es el máximo de actividad de este ciclo solar con lo cual es probable que sigamos teniendo tormentas con esta intensidad, tal vez pueda ser algo mayor y a lo mejor en una de esas situaciones, sí se dé alguna de estas cuestiones que impacten en los sistemas de comunicación de navegación”, alertó la especialista.


TAGS: AURORA POLAR

Por: Ramón Taborda Strusiat

Río Grande.- En diálogo con ‘La mañana de la Tecno’ que se emite por Radio Universidad 93.5 MHZ, la doctorando en Astronomía Anabella Urutti del Laboratorio MAGGIA de la  Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de la Universidad Nacional de La Plata, fue consultada sobre el fenómeno de las auroras australes que fascinaron a los fueguinos hace pocos días atrás.

“Estoy trabajando con índices ionoféricos; unos índices que permiten conducir el grado de perturbación que se produce en la ionósfera, en la parte alta de nuestra atmósfera, debido a fenómenos, entre otros, como los que ocurrieron la noche del sábado, son producto de las eyecciones de masa coronal del día, de la noche del miércoles. Es un fenómeno que no es tan frecuente en el sur, la actividad del Sol tiene una componente cíclica que es de unos 11 años, que está asociado con momentos de gran actividad y momentos de baja actividad”, explicó la especialista.

Agregó que “cuando se transita a un periodo de mayor actividad, se puede apreciar que se genera un número mayor de manchas solares, que son esas regiones oscuras que se ven en lo que sería la cara visible del Sol, de donde se generan estos fenómenos esporádicos muy violentos, que son las fulguraciones solares, que tienen asociado generalmente también a las eyecciones de masa coronal. Estas eyecciones de plasma caliente viajan con el viento solar y si llegan a la Tierra, interactúan con la magnetósfera, que es el resultado de la interacción entre el viento solar y nuestro campo magnético”.

Detalló que “en función de cómo se produce esa interacción, si hay lo que sería como un acoplamiento de ambos campos, se abre, se da la posibilidad de que ingresen esas partículas cargadas que vienen viajando con el viento solar, dirigidas por nuestro campo, a los polos, tanto el polo norte como el polo sur. Y esas partículas cargadas al interactuar con las partículas de plasma caliente, hasta la Tierra, interactúan con nuestro campo magnético y son dirigidas y se dan las condiciones de acoplamiento. Digamos, se abren como unas ventanas en nuestros polos para que ingresen esas partículas cargadas e interactúen con lo que es el nitrógeno y el oxígeno que tenemos en la alta atmósfera. En función de la energía con la que vienen esas partículas, se van a producir las excitaciones en distintas alturas”.

Añadió en este sentido que “lo que nosotros vemos como estas franjas de luz están asociadas a lo que es la interacción con el oxígeno de baja densidad a alturas mayores de 300 kilómetros que dio esas auroras de color rojo y rosado que han tenido ustedes el privilegio de observar y cuando se dan entre los 100 kilómetros y los 300 kilómetros generalmente son de tonalidad verde”.

 

El Evento Carrington

 

Aquí la entrevistada recordó que el 28 de agosto de 1859 en los cielos de todo el planeta empezaron a verse auroras en zonas de latitud media, como Madrid o Roma, aunque también en Santiago de Chile, La Habana, Ciudad de Panamá, el norte de Colombia o incluso en Australia. “Este evento que pudimos presenciar ha sido considerado un evento severo, extremo dadas las características del flujo de energía que ha arribado y de esta cuestión de poder visualizar en regiones poco comunes las auroras. Pero hasta la fecha el evento de mayor trascendencia ha sido el de 1859 que se conoce como la Tormenta de Carrington. Es un evento muy importante porque además de haberse apreciado auroras en latitudes medias, en regiones no frecuentes generó también efectos en lo que tenía que ver con los sistemas de comunicación de la época, afectó al telégrafo también tuvo repercusiones a nivel global. Con este evento hasta el momento tengo entendido que no se registraron situaciones de gran impacto en lo que tenía que ver con sistemas de comunicación de alta frecuencia, no ha afectado lo que es los sistemas de posicionamiento global. Pero son cuestiones que también se pueden dar”.

Justamente el pasado 8 de mayo el NOAA que es la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos ha dado la alerta advirtiendo de que esto iba a ocurrir.

“Estamos entrando en lo que es el máximo de actividad de este ciclo solar con lo cual es probable que sigamos teniendo tormentas con esta intensidad, tal vez pueda ser algo mayor y a lo mejor en una de esas situaciones sí se dé alguna de estas cuestiones que impacten en los sistemas de comunicación de navegación”.

“Puedo pensar que esto va a seguir este año -agregó- ya que en un ciclo solar se pueden dar alrededor de unas cuatro tormentas severas”.

En este sentido Anabella Urruti explicó que “para que se produzca una tormenta como la que se dio que tenga el impacto en la Tierra se tienen que dar tres situaciones. Por un lado, que las fulguraciones solares tienen que ser de gran energía. Por otro lado, que esas eyecciones de masa coronal asociadas estén las manchas solares de las cuales provienen esas eyecciones tienen que estar en dirección a la Tierra y, la próxima condición, es que se produzca acoplamiento entre los campos tanto el terrestre como el que viaja con el viento solar para que se dé este ingreso de partículas”.

 

La tecnología al servicio de las mediciones espaciales

 

“Con los avances tecnológicos, hoy en día se cuenta con un monitoreo de movimiento atmosférico y de todo lo que es el medio sol-tierra tanto desde el espacio como desde la Tierra. Lo que se observa es que es inusual. Podríamos decir que es histórica pero tampoco en el 2005 nos afectó a nosotros acá en el sur. De las más importantes en los últimos años, nosotros hemos estado trabajando y se conoce del ciclo solar anterior una tormenta que ha sido muy importante. Fue la tormenta conocida como la de San Patricio del 17 de marzo del 2015. Y esa tormenta fue, en cuanto a valores del índice, que las clasifica como tormentas intensas o moderadas, para ese evento fue de un valor de menos 222 nanoteslas y esta tormenta la que pasó fue de unos 315 nanoteslas sino recuerdo mal”.

Consultada si en la Argentina hay algún organismo científico que haga estas mediciones y mantenga un seguimiento de lo que acontece en la magnetosfera, Anabella Urruti contó que “el laboratorio al que pertenezco (MAGGIA) hacemos mapas del contenido total electrónico de la ionósfera cada 15 minutos y pudimos registrar el evento en estos mapas. Todo lo que tiene que ver con meteorología espacial en los últimos años en la región ha crecido bastante. También tiene relevancia e importancia los estudios desde Brasil, el INPRE y nosotros acá desde el laboratorio tratamos de poder hacer estudios de este tipo de fenómenos para, en algún momento, llegar a poder predecirlos y que estén como servicio a la comunidad”.

“Nosotros lo que hacemos es estudiar las áreas de, tanto de lo que es meteorología, lo que es la atmósfera, estudios de la geodesia, la geodinámica, astrometría también. Es multidisciplinario”.

Cabe destacar que la Estación Astronómica Río Grande pertenece a la Universidad Nacional de La Plata y también tiene vinculación con la Universidad de Besanzón Francia. Consultada si utilizan datos de Tierra del Fuego también, para algunas mediciones, la especialista dijo que “nosotros lo que hacemos es recopilar todos los datos, las mediciones observables de las constelaciones satelitales –GPS: Global Positioning System (Estados Unidos), GLONASS (Rusia), Galileo (Europa) y BeiDou (China). Por ende, también, lo que son estas condiciones distribuidas particularmente en la región de América del Sur y con esos datos, estos mapas, que nos muestran el estado de la región. Bien”.

Ante la consulta sobre su actividad, confió que “actualmente me encuentro realizando un doctorado en Astronomía bajo la dirección de la Dra. Amalia Meza y la codirección del Dr. Luciano Mendoza. Me especializo en Índices Ionosféricos”.

En este punto dijo que “he sido beneficiada con una beca otorgada por el fondo de investigación científica y tecnológica  (FONCYT, Agencia I+D+i- Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación) para la realización de mi doctorado”.

 

El Laboratorio MAGGIA

 

 

El Laboratorio de Meteorología espacial, Atmósfera terrestre, Geodesia, Geodinámica, diseño de Instrumental y Astrometría (MAGGIA) está constituido por un grupo interdisciplinario de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), y tiene su sede en la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas (FCAG). También es un centro asociado CIC (Comisión de Investigaciones Científicas de la Pcia de Buenos Aires). MAGGIA tiene un estrecho vínculo con la Estación   Astronómica de Río Grande (EARG), dependiente de la FCAG.

Nuestro laboratorio cuenta con un sistema de monitoreo continuo de la atmósfera. Combinando observaciones en tiempo real provistas por más de 100 satélites de posicionamiento global (incluyendo el GPS de EEUU, el GLONASS de Rusia, el Galileo europeo y el BeiDou de China), el sistema produce mapas del estado de ionización instantáneo de la capa atmosférica conocida como ionosfera. Los mapas son de acceso libre para toda la comunidad científica regional, e internacional, así como para cualquier persona interesada a través de https://wilkilen.fcaglp.unlp.edu.ar/ion/ultimo.png.

Fenómenos solares, como fulguraciones, cambios en el viento solar y las tormentas geomagnéticas afectan la carga de electrones en la ionosfera. El 8 de mayo de 2024 se observaron tres eyecciones de masa coronal (CME) dirigidas a la Tierra, originadas en una gran región activa del Sol. La perturbación ionosférica quedó registrada en nuestros mapas como resultado de la llegada de las partículas cargadas  días mas tarde.

A modo de ejemplo compartimos el estado de la ionosfera en América del Sur a las 21:45 horas UTC del viernes 10.

 

Página web de MAGGIA: https://www.maggia.unlp.edu.ar/

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias